Archivado en: ,

Una verdad incómoda para el independentismo catalán

Más de 85% de los catalanes tienen apellidos originarios de otras partes de España, en cambio en las listas electorales de CIU (11%) o ERC (7%) los apellidos no catalanes son proporcionalmente residuales. Entre la lista de los apellidos más comunes en Cataluña el primero de origen catalán es Vila, que ocupa el puesto número 26.  


Lo lógico es que si un 87,2% de los catalanes tiene apellidos de otras partes de España en las listas electorales de los partidos independentistas hubiera una proporción, si no igual, al menos sí similar. Lo curioso es que cuando vamos a votar en las papeletas de CIU o ERC apenas aparecen apellidos no catalanes. 

En el último censo publicado en 2015 hay 170.614 catalanes cuyo primer apellido es García (el 2,25%), el segundo más común es Martínez con 119.026 (1,57%), le sigue López con 114.235, Sánchez con 102.896 y Rodríguez el quinto con 99.982. Vila, el primero de origen catalán, lo tienen 18.021 personas. El apellido Vila se da la circunstancia de que también existe en Galicia con idéntico significado Vila=villa.
El apellido Pujol ocupa el puesto 54 con solo 11.178 personas, Ferrusola apenas lo tienen 118 personas. Junqueras y Maragall no aparecen entre los 5000 primeros.

Podría pensarse que esta tendencia se da en las áreas de fuerte inmigración como Barcelona, pero nada más lejos de la realidad. Pongamos dos ejemplos: En Gerona los apellidos más comunes son García, Martínez, Rodríguez, López, Fernández, Sánchez y Pérez, exactamente los mismo que en el conjunto de España. En el caso de Lérida coinciden pero en lugar de Fernández está González.


Entre los 4800 empleados de TV3 la proporción entre los actores, presentadores y periodistas en general sigue la tendencia de los partidos políticos catalanes.

La ANC pretende hacer en septiembre un gran acto para intentar convencer a los catalanes con orígenes de otras partes de España, para que se sumen a la independencia. Pretende ser un acto como la gran V de 2014, o la cadena de 2013. Quizás la ANC podría empezar por no vetar en sus listas a candidatos con apellidos no catalanes.





Síguenos:

Compártelo: