Archivado en: , ,

Los orígenes de la fiesta de Sant Jordi

El independentismo catalán ha pretendido identificar Sant Jordi como una fiesta identitaria catalana, pero nada más lejos de la realidad. Ni San Jorge, ni el libro, ni la rosa, ni tan siquiera el día o el nombre de la fiesta son catalanas.



La leyenda de San Jorge es común a muchos países de tradición cristina en todo el mundo. Es patrón nacional de países tan distantes como Bulgaria, Etiopía, Rusia, Georgia, Inglaterra o Portugal. 
El día de San Jorge se empezó a celebrar en el siglo II, pero en España la primera ciudad que lo hizo fue Cáceres, el 23 de abril de 1229. También es festivo  en las islas Baleares, Alcoy o varios pueblos de la provincia de Albacete. En Cataluña se empezó a celebrar muy tarde, en el siglo XV. 

En otras regiones de España San Jorge se celebra con más intensidad que en Cataluña, por ejemplo en Aragón es festivo, en Cataluña no. De hecho la tradición de colgar la bandera de la corona de Aragón es común a todos los territorios de la antigua corona: Aragón, Valencia, Baleares y Cataluña. Poner la senyera el Día de Sant Jordi es una tradición aragonesa, no catalana.


¿Y el libro?

La tradición de regalar un libro sí se comenzó a popularizar por primera vez en Barcelona, pero fue idea de un valenciano: Vicente Clavel Andrés,  quien propuso al rey Alfonso XIII que instaurara el Día del Libro en homenaje a Miguel de Cervantes. Con ayuda de la Cámara Oficial del Libro de Barcelona el Día del Libro se empezó a celebrar en 1923, algo que con partidos como ERC o CIU habría sido totalmente impensable tratándose Cervantes de un autor castellano. Baste recordar que en los concursos literarios convocados por la Generalitat de Cataluña o el Ayuntamiento de Barcelona están expresamente prohibidos los autores que presenten obras en castellano, inclusive si son autores catalanes. Lo mismo ocurre con los concursos literarios y exposiciones escolares, Mossos d'Esquadra, etc.

La UNESCO declaró en 1995 al 23 de abril como el Día Internacional del Libro gracias una propuesta del Gobierno de España, recogiendo la idea que tuvo Vicente Clavel y la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Hoy en día muchos países han aceptado conmemorar la muerte de Cervantes: Alemania, Bulgaria, Etiopía, Georgia, Grecia, Líbano, Lituania, Países Bajos, Portugal, Eslovenia, México, etc.


¿Y la rosa?

La leyenda de San Jorge, data del año 303 a.C. y tiene diferentes versiones según el territorio cristiano donde se celebre. No obstante el regalo que se hace, cuando se hace, varía según el territorio. Cataluña no es el único lugar donde se regalan flores pero sí en el que ha alcanzado más popularidad.

En conclusión el día de Sant Jordi no tiene nada que ver con la independencia de Cataluña.

Esto es lo que se enseña en los colegios: el dragón escupe la bandera de España y refleja la de Cataluña:




Síguenos:

Compártelo: