Archivado en: , , ,

México dice no a la petición de España de trasladar “El Caballito” a Madrid


Un descendiente del escultor Manuel Tolsá reclama el envío de la estatua ecuestre del Rey Carlos IV a España.
El Caballito es una estatua en Ciudad de México en honor al rey
El Caballito es una estatua en Ciudad de México en honor al rey Carlos IV de España.


Entre el círculo intelectual español cada vez son más las voces que reclaman el envío de la famosa estatua de “El Caballito” a España. La colosal obra fue realizada por el escultor Manuel Tolsá entre 1793 y1802, a petición del Virrey de la Nueva España. Es una obra emblemática de Ciudad de México, pero se encuentra en restauración desde hace dos años y las labores no parecen avanzar.

El supuesto descendiente del escultor, que no ha querido hacer por el momento público su nombre, ha contactado con autoridades y círculos empresariales españoles quienes estarían dispuestos a costear el traslado de la obra a una ciudad española, posiblemente Sevilla o Madrid. A cambio se comprometerían a su restauración total y al envío a México de otra obra “de similares dimensiones, valor y significado” además de una compensación económica a la ciudad, sin aclarar más este punto.


Las autoridades de la ciudad han dicho un no rotundo a las propuestas llegadas desde España, quienes reclaman la estatua de Carlos IV debido “a que se trata de una obra de un rey español, fabricada en un territorio que por entonces era España por personas que amaban a España”.

El Caballito se encuentra en un estado crítico debido al uso de agentes corrosivos (ácidos), y son numerosos los especialistas, académicos, e intelectuales que reclaman una solución urgente. El escritor Vicente Quirarte, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua ha afirmado: “Me parece terrible que no podamos apreciar un monumento que puede ser hasta más importante que el Ángel de la Independencia” añadiendo que es “una joya de arte extraordinaria”. En el mismo sentido se ha expresado el cronista y novelista Juan Villoro.
La arqueóloga Elsa Hernández Pons ha asegurado que gran parte del deterioro de la figura se debe a una mala intervención en una restauración anterior. La Autoridad del Centro Histórico (CH), y especialmente su directora conoce el trabajo del INAH, pero no siguió el protocolo oportuno. La alarma saltó hace tres años cuando varios historiadores y restauradores denunciaron que la empresa contratada había hecho un muy mal trabajo, dañando la estatua del siglo XVIII.
El Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la Ciudad de México es quien otorgó la adjudicación a una empresa poco competente, pero tras la denuncia del colectivo, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ordenó la suspensión de los trabajos y la custodia del monumento. Para entonces el 50% del monumento había sido dañado irreparablemente. Después se ha sabido que varios empleados han sido inhabilitados y que la empresa propietaria del andamio tenía vínculos con el narcotráfico.
Una mala coordinación podría haber dañado El Caballito para siempre
La burocracia ha hecho que El Caballito siga deteriorándose al no avanzar los trabajos de restauración. Existe una carencia manifiesta de coordinación entre el INAH y el Fideicomiso Centro Histórico, quienes desde principios de año se pasan la responsabilidad el uno al otro.
Esperamos que el INAH haga sus valoraciones” ha declarado el representante del Fideicomiso Centro Histórico, a lo que el INAH ha respondido que esta aprobación rece en el Fideicomiso. Nosotros nos preguntamos ¿tiene precio el patrimonio cultural de México?
Síguenos:

Compártelo:

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu comentario. Recuerda que no se permiten insultos ni palabrotas.