Archivado en: , ,

Cristiano Ronaldo no merece al Real Madrid ¿o es el Real Madrid el que no merece a Cristiano Ronaldo?

Carta abierta de un madridista:

Seguramente llevas días escuchando a culés y colchoneros criticando a Cristiano. Incluso a madridistas sin corazón ni memoria. Es el momento de que el madridismo se levante y diga basta.

Cristiano Ronaldo Balón de Oro 2014
Cristiano Ronaldo agradeciendo su apoyo a la afición
Tú madridista ¿es que ya se te ha olvidado cuando Cristiano metió un hat-trick en el Calderón?, ¿ya no recuerdas que en la jornada 12 llevaba 20 goles?, ¿para ti no cuenta nada que lleve 4 años seguidos marcando 50 goles por temporada?... dime “madridista” ¿es que todo esto ya no te importa?

¿No hemos gritado sus goles?, ¿no se te salió el corazón del pecho con la Décima?, ¿no te llena de orgullo que los nuestros lleven el escudo de Campeón del Mundo de Clubs?
Si ni siquiera el Balón de Oro merece celebrar su cumpleaños ¿quién lo merece?, ¿acaso Messi que ha estado 5 años sin dejar tirar un penalti a nadie que no fuera él mismo?

Cristiano ha llegado a estar 17 partidos seguidos marcando. DIECISIETE PARTIDOS. Démosle un poquito de margen ¡por el amor de Dios!

Y tú culé que tanto disfrutas haciendo sangre de Cristiano, ¿es que todavía te escuece el gol de la final de Copa de Valencia?, ¿no podéis soportar que lleve dos años seguidos levantando el Balón de Oro?


Hemos perdido en casa del SUBCAMPEÓN DE EUROPA, sí, pero no hemos perdido contra EL CELTA en casa. Teníamos cinco bajas de titulares: Ramos, Pepe, Marcelo, Modric y James. Y Cristiano venía de estar dos semanas sin jugar.

Y dime colchonero, si tu jefe te pidiera que no celebres tu cumpleaños porque hay crisis en la empresa ¿qué le dirías? No seamos hipócritas por favor.

Todavía recordamos emocionados cuando Cristiano cedió el brazalete de capitán a Casillas y este lo rechazó ¡qué gran hombre eres Cristiano! y cuánto te llorarán los que ahora te critican.

Compártelo:

1 comments:

Déjanos tu comentario. Recuerda que no se permiten insultos ni palabrotas.